Capitulo 4: Reflexiones

- Darmani... Por qué lo hiciste?

- Porqué? Por que quiero ser el más fuerte, mi hermanita!!

- Tú no eras así... Por qué te rebajaste a esto?

- El poder es poder... No importa si es oscuro o no...

- Eso no es cierto, hermano... Tú lo sabes..

- Tienes razón... Veamos si tu poder blanco puede vencer al oscuro..

- AHHHHHHHHH!!

Una explosión fue lo que despertó de un grito a Sakura... Era tan sólo un pesadilla. Ojala que lo que hay vivido el día de ayer haya sido también una pesadilla... que hoy era su cumpleaños... pero, desafortunadamente, no era así...

Se levantó con mucho esfuerzo de su cama y se cambió también con trabajo. Le dolía todo su cuerpo por los ataques de Darmani. Nunca olvidará esos dos encuentros. Fueron terribles... y lo peor es que eso no será nada a lo que vendrá...

De repente, su mente quedó en blanco...

- Darmani... pero... qué... te hicimos?

- Tú no me hiciste nada, hermana.... Tenía que ser así....

- Darmani!!! Qué rayos pasó?!!

- Clow!!! Veniste!!!

Clow...!!! Es una trampa...!!!

- Qué... rayos me pasa?- Se dijo a sí misma Sakura, al recobrar su control de nuevo. No sabía qué le pasaba, pero parecían visiones...

Bajó lentamente las escaleras para no despertar a nadie. Al parecer, todo mundo estaba dormido y descansando del agitado día de ayer. Ella quería salir sola. No quería que intentaran calamarla... Quería llorar tranquila y pensar en lo que descubrió ayer en la noche...

Al pasar por el cuarto de recibimiento, escuchó:

- Sakura... A donde vas?

- Eriol...- La niña se sorprendió al verlo ahí.

- Sé lo que intentas hacer, Sakura... Yo no te voy a dejar salir... No hasta que me des tu palabras de que vas a regresar sin intentar alguna locura.... Me entiendes?

Sakura no sabía que decir. Estaba confundida.

- Me das tu palabra, Sakura?

- Qué crees que voy a hacer, Eriol?

El niño sonrió, mientras tomaba su taza de té.

- Recuerda que yo lo sé todo de ti... No me puedes ocultar nada...

Sakura sonrió, nerviosa.

- No haré nada, Eriol. Note preocupes.

Eriol volvió a sonreir.

- Bien... Te creo, Sakura...

Sakura ya no dijo nada. Sólo se apresuró a salir de su casa.

“ Gracias por preocuparte por mí, Eriol.”

“ Lástima que lo que prometiste no puedas cumplirlo, Sakura...”

Sakura, caminando por las calles, no se dio cuenta de que la mañana era muy hermosa. Estaba pensando si lo que hizo ayer en la noche fue lo correcto.

“ Ayer liberé mis poderes oscuros para matar a Darmani, pero esa energía por poco me controla.... Si hubiera sido así, hubiera matado a todos mis amigos....  Por eso dejé ir a Darmani... Su sola presencia me hubiera vuelto loca, ya que siento un química muy rara con él.... Acaso será por que soy su descendiente? Tal vez sea eso...”

Mientras hace rato estaba caminando lentamente, ahora está trotando y poco después estaba corriendo.... corriendo sin rumbo... llorando..

De repente, se detuvo. Cayó de rodillas y empezó sentir un dolor tremendo en la cabeza.... Se sentía muy mal....

- Clow... estás herido... No puedes pelear contra él así...

- No me importa... Voy a pelear así... Voy a vengar la muerte de mis padres... y de mi amiga...

El dolor desapareció. No sabía qué era lo que había visto, pero raramente se sentía identificada con eso. Eso se parecía a su misma situación.

“Acaso me volví loca” pensó “Eso no lo dudo.... O será una visión más?”

Empezó a caminar lentamente. En verdad, se sentía mu mal y débil... Tenía tantas ganas de cortar su sufrimiento con algo....

“ Si no hubiera abierto ese libro... ese maldito libro... nada de esto hubiera pasado... seguiría vivieno mi vida normal junto a mi familia... No tendría esta clase de responsabilidades..”

Estaba convencida de eso... Tenía razón. Aún así seguía arrepentid a de decirlo, Pero porqué?
Tenía otra duda. Ya no quería tener más dudas.

- Sakura...

Era Maki, la empleada y dueña de la tienda “Twin Bells”.

- Señortia Maki...

- Sakura... Qué es lo que te pasa? Quién te hizo esto?- Dijo, refiriéndose a las cicatrices que tenía la niña en su rostro.

- Esto no es nada... Se me van a quitar pronto..

- Pero quién te lo hizo, Sakura?

“Este es otro de mis problemas: No puedo decirle a nadie que practico magia... No quiero que piensen que soy una bruja o algo así... No me aceptarían. Kero me dice que debería decirle a alguien además de Tomoyo, peor yo no quiero.. No sé cómo lo tomarán.. Por eso prefiero mantener el secreto... y eso es muy doloroso...”

- Es algo muy personal, Señorita Maki...

- Sakura, puedes confiar que no le diré a nadie. Recuerdas que soy tu amiga?

- Sí, pero no puedo decirte.. Lo siento...

“ Aún recuerdo cuando viví con las personas muy apegadas a mí si nsu corazón... Sin su sentimiento especial de amor y armonía... Pienso que si le confieso mi secreto a alguien, esa persona perderá ese sentimiento... Sé que eso no puede pasar, pero me da ese extraño miedo... no quiero que eso pase...”

- Está bien. Lo comprendo.. quieres tomar un vaso de leche con galletas?

- Maki...

- Qué es lo que pasa, Sakura?- Contestó Maki, sonriente.

- Alguna vez has sentido el deseo de ya no querer vivir más? De que tu sola presencia perjudica?

Maki se preocupó un poco.

- Pero, Sakura... Sientes eso?

La niña contestó con un sí. Después preguntó:

- Lo has sentido?

- No, pero...

- Entonces no me entiendes... Sólo me dirás que no intente hacer una locura..- Sakura empezó a llorar- Eso me desespera!!!!

- Sakura, yo...

Sakura ya no quería escuchar nada más. Salió corriendo como pudo. Maki sólo la observó alejándose de donde estaba... No podía hacer nada por ella...

“ En verdad, este sentimiento de culpa lo he tenido desde que Shaoran regresó a Hong-Kong... pero se agudizó con la llegada de Darmani... Por fin me di cuenta de que soy sólo un estorbo... Los demás me cuidan, pero yo hago nada por cuidarlos..”

“ El hecho de tener menos poderes que los demás es lo que me da ese sentimiento.. Si Shaoran no hubiera vendio a ayudarme, no hubiera capturado todas las cartas yo sola.. Lo mismo pasó con Eriol: Si no fuera por él, las cartas hubieran perdido su poder... El colmo fue el problema de que Yue iba a desaparecer por mi culpa...  Por que no tenía el suficiente poder para alimentarlo..“

Al cruzar la calle, y casi ser atropellada por un auto, continuó:

“ por poco muere la persona que mas amaba en mi vida... y eso me da tanta rabia!!!”

- Sakura...

Era Naoko. Tenía en sus brazos enormes libros de terror que acababa de comprar. Si no fuera porque Sakura chocó con ella, no se hubiera dado cuenta de que su amigo se encontraba ahí...

Venía acompañada de Rika, que también llevaba unas bolsas en donde tenía lo que había comprado precisamente en “Twin Bells”.

- Sakura, Qué es lo que te pasa?- Preguntó preocupada Rika, por la misma razón que Naoko: su estado.

- En verdad... No me pasa nada..- Contestó Sakura, como si ellas le hubieran preguntado lo mismo con anterioridad.

Sakura vio con detenimiento a Rika, y pensó:

“ La vez que Shaoran me salvó de la carta “Espada”.. Allí me di cuenta de que yo podía con esto yo sola... Peor aún tenía mis dudas... Al cambio, Shaoran tenía una completa seguridad de lo que hacía... Yo era una inútil..”

“ Yo, al principio, sólo era un estorbo para él... Me consideraba solamtente por que podía sellar las cartas Clow. Pero después me fue ganando respeto, cariño, amistad y luego.. amor..”

- Sakura... Quieres hablar con nosotras?- Preguntó Naoko.

- No... No quiero hablar con nadie!!!- Gritó Sakura, mientras corría ara alejarse lo más posible de sus amigas... No quería hablar con nadie...

“ Por qué me elegiste, Eriol? Tú pudiste recuperar tus cartas, pero no lo hiciste... Por qué?”

Ya era un poco tarde y Sakura llegó al Parque Pingüino. Ahí se encontraba Chiharu junto a Takashi, comiendo un helado. Al ver a Sakura así, ellos se preocuparon:

- Mira, allá está Sakura..- Dijo Yamasaki.

- Pero por qué está así?- Preguntó Chiharu.

- Tal vez ella tenga poderes mágicos y un ser maligno esté detrás de ella para matarla..

- Yamasaki, Estás mintiendo?!!

- Sí... Tienes razón... Era una mentira..

- Sakura, estás bien?

Chiharu se acercó a Sakura, que se encontraba en los columpios. Ya nadie se encontraba ahí, así que le pidió a Takashi que las dejara solas. El amablemente aceptó.

- No... No estoy bien... Pero tú no puedes ayudarme...

- Sakura... Nunca te había visto así. Porqué...?

- No quiero ver a nadie, Chiharu!!!- Gritó Sakura, furiosa.

“Qué diablos te pasa, Sakura?” pensó Chiharu.

“De qué me sirve tener magia, si no puedo usarla en este tipo de problemas? En verdad, la magia no me sirve de nada... Es sólo un estorbo... Una carga más para mi y para todos...”

De repente, Sakura empezó a dolerse de la cabeza una vez más.

- Sakura, Qué te pasa?!!- Gritó Chiharu, al ver que Sakura gritaba y se quejaba constantemente.

Empezaba a tener otra visión... Estaba en la Torre de Tokio...

Veía una jovencita de 16 años, vestida con un vestido negro y con una espada dorada en su mano izquierda. A Sakura se le hizo familiar el pelo castaño y los ojos verdes de esa mujer... Tenía sus ojos sin vida  y emanaba de ella un gran poder oscuro de su interior.

Sakura seguía en su mismo estado... Es más, estaba peor...
Chiharu estaba al borde de la histeria. No sabía que hacer.

Un poco más lejos, Sakura divisaba a una niña muy parecida a ella. Tenía en sus manos el báculo de la Estrella, pero de color platino.

“Qué diablos es esto?!!”pensó, al ver que ella atacaba a la niña y la golpeaba sin piedad.

Cada golpe que recibía la niña, es un dolor muy grande para Sakura, que quería morirse en este instante. Ya sabía quien

- Nooooooooo!!!!! Ya no quiero ver esto!!!!- Gritó Sakura, mientras corría para por lo menos tratar de alejarse de sus visiones... O premoniciones. Ya estaba harta de todo esto.

Corrió apresuradamente, internándose en el bosque, mientras escuchaba la risa de Darmani en su cabeza. Esquivando los árboles, derramaba lágrimas de dolor.

“ ya no quiero vivir esto!!! Esto es una tortura!!! Maldito Clow.. Sólo quieres verme sufrir!!!!”

Llegó a un barranco, casi cayéndose. Al ver la profundidad, pensó:

“Yo.. Ya no quiero vivir más... No tiene caso... Shaoran, perdóname..”

Se dejó caer, dispuesta a morir y cortar su sufrimiento de la manera más egoísta posible.

- Qué diablos haces?!!

Alguien la tomó de la mano, antes de que cayera por completo. Era Kiki.
La niña se agarró de un árbol y jaló a Sakura hacia arriba. Le salvó la vida.

- Acaso estás loca, Sakura?!

- Por que... me salvaste?

La niña sonrió.

- Si huyes de tus problemas de esa forma, tu destino sólo será sufrir más después de la muerte..

- Tú no conoces mis problemas!!!- Gritó Sakura- yo te sugiero que no te metas en mis asuntos!!!

La niña no quitó su dulce sonrisa de su cara. Al contrario, la agudizó más.

- Claro que conozco tus problemas... y estoy dispuesta a meterme en tus asuntos...

Sakura ya no sabía que decir.. Tenía la mente en blanco..

- Yo...

- Sakura!!!

Era Shaoran. Kiki, extrañamente, se sonrojó.

- Shaoran...- Dijo Sakura- Cómo me encontraste?

- Eso es lo de menos..- Contestó, viendo el barranco y dándose cuenta de lo que Sakura iba a hacer.

- Estaba a punto de caer por acidente. Al parecer, no sabíaque había un barranco scerca de aquí. Por suerte, la seguí y le salvé la vida...

- Ya veo..- Dijo Shaoran. Volteó hacia Kiki y también, al igual que ella, se sonrojó.

Tomó a Sakura de la mano. Sakura ya no quería hablar más... Ni siquiera pensar... Ya lo había hecho más que suficiente por este día.
Kiki sólo veía a la pareja alejándose.

“Como te dije, estoy dispuesta a jugar con fuego junto a ti, Sakura...”

- Sakura.. tú lo prometiste, Por qué hiciste eso?! Preguntó Eriol  a Sakura, que se encontraba en un sillón de su casa.

- No comprendes lo que estoy sintiendo, Eriol... Quiero morirme...

- Sakura... No sabes que hay gente aquí que te necesita?

- Te digo que soy un estorbo y una amenaza para ustedes!!!!!- Gritó Sakura, desesperada.

- Por qué dices eso?- Preguntó Eriol.

- Siempre, desde que empecé a capturar las cartas Clow jutno con Shaoran, me he dado cuenta de que no sirvo para esto... Tú deberías de tener mis cartas..

- Eso no es verdad, tú...

- No intentes calmarme, Eriol!!!!!- Interrumpió Sakura. No quería escuchar “halagos” de la gente... Ya no más.

Eriol se dio cuenta de que la situación es más delicada de lo que pensaba, así que decidió abandonar la habitación y dejar que Sakura hable con alguien que la comprenda. Al salir por la puerta, alguien le habló.

- Tuviste suerte, Hiragizawa?

- No, Li.- Contestó Eriol. Después dijo- Escucha: Quiero que hables con Sakura. Sé que tú eres el único que puede convencerla a abstenerse a quitarse la vida.

Shaoran sonrió a secas. La verdad, estaba muy preocupado, al igual que todos, por la actitud de Sakura.

- Trataré de convencerla, amigo..- Dijo, tomando del hombro a Eriol. El sólo sonrió.

Li entró a la habitación. Al hacerlo, Sakura se lanzó hacia él y lo abrazó.

- Shaoran!!!! Tú si me comprendes, verdad? Tú sabes lo que siento, No es así?

- Sakura, yo... estoy de acuerdo con Eriol..

Sakura se empezó a exaltar. Soltó a su “novio” y dijo:

- No puedo creer que no estés conmigo!!!

- Sakura. Debes de comprender que todos aquí te necesitamos... Yo te necesito...

Sakura volteó hacia Li con una mirada de vergüenza. Empezó a llorar

- Shaoran... Yo también te necesito tanto!!!!- Gritó, lanzándose de nuevo hacia Li y abrazándolo como si se fuera a ir.

El se puso como tomate, pero se dio cuenta de que había convencido a Sakura de que no se quitara la vida.

- No te preocupes, Sakura... yo te cuidaré... Pase lo que pase, todo estará bien..

Sakura y Shaoran,al salir por la puerta para ir con los demás, se dieron cuenta de que ya estaban aquí.

- Feliz cumpleaños, Sakura!!!!- Gritaron Touya, Yukito, Nakuru, Kero, Spinnel, Tomoyo y Meilin al unísono. Todos traían globos y serpentinas. Yukito estaba cargando el mismo pastel que hizo Meilin, mientras que Touya cargaba la enorme caja que era el regalo de Sakura.

- Gracias todos!!!!- Agradeció Sakura, sorprendida pero feliz.

- Toma, monstruo.. tu regalo..- Dijo Touya, feliz al ver a Sakura igual que siempre.

- Gracias, hermano!!!- Contestó, feliz.

Al abrirlo, no creía lo que sus ojos veían:

Era una casa idéntica a la suya con unos muñecos que ella reconoció al instante: Era ella, Touya, Yukito, Kero, su papá, su mamá y Tomoyo. Todos en forma de muñecos.

-Gracias, hermano!!!- Dagradeció Sakura, abrazando a su hermano, mientras que él trataba de demostrar su amor hacia ella.

- Espera, Sakura... hay más- Dijo, sacando de una bolsa otros cuatro muñecos. Sakura, al verlos, no pudo contener las lágrimas de felicidad: Eran Eriol, Nakuru y Spinnel... Y también Shaoran... Touya tomó como parte de la familia a Shaoran.

Todos sonrieron, al ver a Sakura a Sakura abrazando el muñeco de su “novio”. Estaba feliz. Por fin se dio cuenta de que no podía quitarse la vida, teniendo tanta por delante... Teniéndola con su nueva familia...

Fin del capitulo cuatro

Mi E-mail: tomoeda2000@yahoo.com.mx