Clow

[Nota.- Todas las frases o palabras rodeadas de < > están dichas en español]

CAPITULO 3.- Sintiendo el miedo profundo

 

Han pasado cinco días desde aquel fatídico día en que Eriol perdió los estribos y arremetió contra su rival de amores; hacía tiempo que pretendía a Tomoyo, y, aun cuando sabía que ella estaba enamorada de Sakura, los celos nunca le abatieron tan fuerte como aquel día.

Tomoyo si apenas le dirigía la palabra y Ángel ya solo tenía unos cuantos rasguños, y solo una bandita elástica le cubría un poco de la mejilla izquierda.

Cada uno de estos días han sido los mas intensos en la relación entre Tomoyo y Ángel, no solo por las noches en las que la pasión desbordada se ha dejado sentir en la casa de los Daidoji, sino también por que en la escuela esta relación ha cobrado vida, manifestándose en forma de rosas, caricias y besos del extranjero para la hermosa joven, despertando la envidia de muchos compañeros de ellos; pero en especial del mago Clow inglés.

Aun que Eriol era su amigo, Sakura no podía dejar de ser cortés con el novio de su mejor amiga, por lo tanto, Syaoran tampoco podía dejar de serlo; por apoyo a su novia y a su amiga, aunque también estaba reasiente a la idea.

Tampoco era que Ángel se esforzara en hace amistad con ellos; no era como cuando Eriol llegó que quería ser su amigo; mas bien parecía que solo quería ser amigo de Tomoyo, y también se podía ver que él haría cualquier cosa por ella.

Un solo incidente se había registrado en estos días, la terrible Esfinge fue derrotada con ayuda de Eriol y Syaoran, mientras que Sakura hacía tiempo necesario para poder invocar correctamente la carta de la ilusión.

Al terminar las clases, Tomoyo se reunió con su novio en la entrada de la escuela, Eriol ya había podido controlar mas sus celos, aunque era siempre ayudado por Syaoran.

Después de todos los problemas que enfrentaron en la primaria; al regresar en periodo de secundaria, Syaoran y Eriol se convirtieron en los mejores amigos, compartían todo y en cualquier deporte eran imparables, no importaba si se encontraban en desventaja numérica, sus habilidades naturales les ayudaban a salir de esos aprietos, además de su excelente trabajo en equipo.

Los cinco compañeros caminaron durante un tramo, Ángel nunca soltó la cintura de su amada, después, a Sakura se le ocurrió la gran idea de ir a comer un helado, hacía tanto tiempo que no lo hacían, y, después del noviazgo entre Tomoyo y Ángel, ya casi no se encontraban los cuatro originales juntos.

Ángel se disculpo con ellos, ya que, debido a los problemas que ocasionaba su presencia, no era recomendable que estuviera con ellos; beso tiernamente a Tomoyo y se retiró; Eriol se alegro un poco, pero su rostro oscureció cuando:

(Tomoyo).- Sakura, yo también tengo que declinar tu invitación

(Sakura).- Pero, Tomoyo, hace tiempo que no estamos juntos los cuatro

(Tomoyo).- Aún no estoy decidida a perdonar del todo a Eriol, sus celos fueron… disculpen por favor, luego iremos a tomar un helado tu y yo solas, ¿te parece?

Sakura, aunque con un poco de dolor, comprendió los motivos de su amiga, le abrazó y le dejo ir, Eriol estaba desmoralizado, Syaoran puso la mano en su hombro y le dijo

(Syaoran).- Dale tiempo, mi amigo, el tiempo es el mejor remedio

(Eriol).- Lo se, pero… es difícil dejarla ir

(Syaoran).- Lo se mejor que nadie, pero por experiencia es por lo que hablo; dale tiempo

Eriol le sonrió y todos se dirigieron a la fuente de sodas; pero de pronto, las nubes se oscurecieron, dando paso a una de las batallas mas difíciles a las que los tres amigos se hayan enfrentado alguna vez, de las tinieblas del cielo oculto, descendieron dos figuras tan imponentes y temibles como poderosas: Una de ellas era la bestia Sun Moon, pero, su aire característico de autosatisfacción había desaparecido, había algo diferente en el; su sonrisa había sido apagada por un aire solemne y sombrío… tal vez se debía al hombre que se encontraba bajado a su lado, alguien alto y cubierto por una mascara sonriente, en su mano se encontraba una especie de lanza que en su extremo superior tenía un dibujo del sol y la luna en un solo circulo.

Las ropas del hombre delataban claramente su identidad… el nuevo Clow, la persona que había mandado al León, al Minotauro y a la Esfinge; la persona que había creado a Sun Moon.

Al tocar el suelo, las armas de los tres hechiceros aparecieron, mas la espada de Syaoran estaba partida por la pelea con el León.

Ángel lo notó, con un movimiento de su mano, atrajo la destrozada espada hacia el a una velocidad vertiginosa; la hoja rota le atravesó el pecho limpiamente y regresó como amuleto a las manos de Syaoran.

(Ángel).- Ya esta lista, pruébala

Syaoran no sabía a que se refería, pero al convocar su espada, esta regresó mas poderosa que nunca; mucho mas grande, acorde a su edad, además de que le mango ahora era una especie de escudo protector… el mismísimo Clow había aumentado los poderes del hechicero, pero… ¿para que?

Sun Moon se adelantó a su amo, miró fijamente a la cazadora y exclamó:

(Sun Moon).- ¿Qué sucede cazadora?, ¿No reconoces al grandioso Clow Reed?

La mirada de Sakura se perdió en el infinito del cielo, el sujeto en verdad era Clow, no lo podía creer, no era el mismo Clow de hacía varios años, una persona amable y respetuoso; ahora se había transformado en alguien soberbio y calculador, que, a juzgar por los hechos, quería recuperar las cartas a como diera lugar.

Clow levantó su lanza y un trueno le envolvió, apuntó bien con el sol de su arma y disparó certeramente al pecho de Sakura; el trueno hubiera dado en el lugar exacto, de no ser por la oportuna intervención de Keroberos y Yue, quienes estaban también confundidos por el hecho de que hubiese dos reencarnaciones de Clow.

Mas, sin embargo, haciendo honor a su ama, se pusieron inmediatamente del lado de esta, Yue tenía preparada su fecha lunar, mientras que el aliento incandescente de la bestia ya asomaba para proteger a su amiga y ama, Sakura.

(Sakura).- ¡Kero, Yue!

(Keroberos).- ¿Estas bien Sakura?

(Sakura).- Si, pero… ¿Por qué esta aquí Clow?

(Yue).- Este sujeto no puede ser Clow, no es el mismo que recuerdo

De la boca del ser delante de ellos, emanó la voz tranquila del antiguo mago Clow:

(Ángel).- Es verdad Yue, ya no soy el mismo de antaño

Al oírlo, Yue y Keroberos cayeron a tierra, arrodillados por efecto de la voz de su antiguo maestro

Sun Moon sonrió por primera vez desde que llegaron, pero aun tenía aire humilde.

(Sun Moon).- El amo solo quiere conversar; oblíguenle a pelear y lo lamentaran

Haciendo acopio de toda su voluntad, y de la amistad tan fuerte que les unía con Sakura, ambos guerreros se levantaron

(Sun Moon).- Patéticos animales

Esas palabras hicieron que toda la fuerza de ambos guerreros se desencadenara en contra de la bestia doble, quien recibió de lleno esa descarga de poder… no recibió ningún rasguño.

Sun Moon subió por los cielos, siendo seguido por Yue y Keroberos, aun seguía siendo una batalla desigual, cuando, por la espalda del león humano, un trueno rojo se estampó contra el; eran Ruby Moon y Spinel Sun, quienes también estaban dispuestos a defender a su amo.

Mientras los tres hechiceros miraban la difícil batalla de sus guardianes, Clow no apartó los ojos ni un segundo de Sakura; al voltear esta, la mano de Clow le invitaba a atacar

Sakura sacó la carta del viento y del fuego, esperando que esa mortal ráfaga mínimo le destrozara la máscara, mostrando así al verdadero autor de tales barbaries.

(Sakura).- ¡Fuego, Viento!

El mortal disparo impactó con fuerza contra el Clow que se presentaba ante ella, mas parecía que el golpe fue hecho con un pétalo de rosa, ya que no hizo mella alguna en el. Las cartas volvieron transformadas en cartas rojas a la mano de Sakura

(Ángel).- No te molestes en atacar de nuevo con esas catas, no soy como mis niños

Sakura en verdad se asustó, no era posible que la ráfaga de fuego no hubiera hecho ningún daño en el individuo; tenía que pensar rápido.

(Sakura).- Eriol, usa el poder de la espada, Syaoran, utiliza el regalo de este señor… atacaremos a un solo ritmo; ¡Espada!

Tres poderosísimas espadas aparecieron, haciendo que la oscuridad hecha por el mago, casi desapareciera, pero, contrario a lo que ellos esperaban, el mago no se movió, permaneció inmóvil ante la situación, ni siquiera movió su lanza para provocar el ataque.

Muy por encima de ellos, el supremo guardián, Sun Moon, estaba dando buena cuenta de los demás guerreros, esquivando sus ataques y haciendo que se lastimen unos con otros:

(Sun Moon).- Es inútil, sus poderes no son comparables con los míos

(Keroberos).- Eres un ser arrogante, ¡Toma esto!

El aliento de fuego del guerrero bestial atacó con todo su poder, quemando todo el aire a su paso, del otro lado de Sun Moon se encontraba Yue, quien le apuntaba con su flecha mágica.

(Yue).- Es tiempo de que desaparezcas

Miles de flechas afiladas por magia atacaron al bestial ser, pero, en el último segundo en que los dos poderosos ataques se impactaron contra el, este desapareció, dejando que los respectivos ataques lastimaran a ambos amigos, Kero y Yukito cayeron pesadamente al suelo, de no ser por la oportuna y extraña intervención del Clow nuevo, quien con un solo movimiento de su mano hizo que ambos desaparecieran de ahí, con ellos ya había probado un punto importante; que los guerreros de Sakura no eran rivales para el suyo, y estaba seguro de que los de Eriol tendrían la misma suerte…, no se equivocó, Spinel y Nakuru también fueron transportados fuera de peligro.

(Ángel).- Sun Moon, puedes retirarte

La bestia no puso objeción alguna, e hizo que el suelo le llevara a otro lugar, Sakura fue la única del grupo que no desvió la mirada de Clow, quien tampoco desvió su atención del grupo.

(Sakura).- Erio, Syaoran, ¡Ahora!

Los tres magníficos espadachines salieron en busca de Clow; sus espadas, tan afiladas como hojas de afeitar estaban dispuestas a hacer correr la sangre del nuevo enemigo, quien no se apartó de su lugar un solo instante.

Al momento de que las tres espadas casi el alcanzaban, la lanza brilló con intensidad y rechazó de un rápido movimiento los ataques; “¿Cómo lo hizo?”, se preguntaba Sakura y lo preguntaba con razón, no era lógico que pudiera rechazar en tan pocos segundos tres ataques de diferentes direcciones.

(Sakura).- ¡De nuevo!

Sakura volvió a atacar acompañada de sus amigos, quienes intentaban por todos los medios lastimar al sombrío personaje; pero, por cada embestida de las espadas, estas eran repelidas fácilmente por la fina y pequeña hoja de la lanza, aun bajo la máscara, Sakura no percibió emoción alguna en él.

La pelea era igual; ante cada ataque, este era fácilmente eludido por Clow, no era perceptible ante los ojos humanos de Sakura, era demasiado rápido; lo que le confundió era que no los lastimaba, solo se limitaba a eludir los ataques.

(Sakura).- Tengo una idea, Syaoran Eriol, necesito su apoyo

(Syaoran).- Sabes que cuentas con el, siempre

Sakura dio la señal para que Eriol y su novio atacasen al unísono, Ángel no se movió cuando ambas espadas le atravesaron el pecho.

Sakura se sorprendió, pero era tarde para detener su plan, si iban a averiguar quien era este sujeto y que se proponía, debía terminar su plan:

(Sakura).- ¡Disparo!

La carta impactó contra Clow, más no provocó el mas mínimo efecto, la carta nueva volvió a las manos de su dueña solo para ser usada de nuevo

(Sakura).- Lo siento mucho; ¡Disparo!

La máscara voló por los cielos; al caer se partió en mil pedazos, dejando al descubierto el rostro del agresor.

Pero, para sorpresa del grupo, no había nada debajo de las ropas de Clow, solo era aire, aire que pretendía ser la imagen del mago, quien apareció detrás de ellos.

(Ángel).- Muy astuta Sakura, nunca creí que usaras el disparo…, pero aún te falta hacer algo de importancia; necesitas cambiar no solo las cartas, sino tu magia misma; dejaste de usarla mucho tiempo, debes de hacer de ella tu modo de vida permanente

Dicho esto, el cuerpo falso se desmoronó, las ropas se rasgaron ante el contacto directo con el filo de las espadas de los chicos hechiceros; la máscara falsa se hizo cenizas.

(Ángel).- Eres poderosa, pero aun necesitas comprender una cosa: El ser la dueña no solo es un privilegio, es una responsabilidad; usas solo unas cuantas cartas cuando deberías de darles uso diario a todas y cada una de las cartas.

Al instante, la misma tierra que se llevó a Sun Moon fue la misma que se llevó a su dueño, haciendo que la luz volviera.

Sakura miró el cielo y dijo:

(Sakura).- El tiempo se detuvo

(Eriol).- ¿Cómo lo sabes?

En el mismo lugar en el que se encontraba Clow, apareció la carta del tiempo… transformada en una carta roja

La elegante casa de Ángel abrió sus puertas para recibir a su amo, quien aun no se quitaba los atuendos de Clow, a la entrada le esperaba el pequeño gatito blanco:

(Sun Moon).- <¿Se encuentra bien amo?>

Ángel retiró la mascara de su rostro, estaba sangrando, una herida considerable en su frente le pintaba su rostro de carmín con la sangre emanada de esta.

(Sun Moon).- <¿Qué sucedió amo?>

(Ángel).- <Me tomó por sorpresa, creí que transformaría exactamente las cartas que yo quería, creí que atacaría a mi equilibrio… no a mi; es una chica poderosa, necesitaremos a las bestias mas poderosas.>

(Sun Moon).- <¿Por qué amo?, creí que quería que ella ganara>

(Ángel).- <Eso es lo que quiero; pero con su nivel de magia, es muy probable que la magia de las cartas normales sea suficiente para acabar con las bestias… y no habrá necesidad de transformarlas>

(Sun Moon).- <¿Y, que hay de su relación con la amiga?>

Ángel le miró profundamente, sabía que eso era peligroso, aunque le hacía sentir… especial.

(Ángel).- <Es… aceptable, y necesario>

Las puertas de la ducha se cerraron, el gatito se retiró a sus habitaciones y durmió profundamente, no sin antes intentar curar una gran herida en su pancita, en el lugar donde se encontraba su bestial abdomen.

(Sun Moon).- <¿La magia de la cazadora es fuerte?, lo se muy bien>

   

 


"Clow" es propiedad de Blood_Lover, presentado por Yersi F

~* Yersi-Nirvana*~