Era tarde en la ciudad de Tomoeda.

- Pensé por un momento que el tiempo se había detenido!!!- Comentó Chiharu a sus amigas.

Ya habían salido de clases y, además, era viernes. Por fin llegó el fin de semana.

- Es verdad. Estos fueron los diez minutos más largos de mi vida!!! Además, esos problemas de matemáticas eran muy difíciles.- comentó Naoko.

- Tal vez lo único malo es que lo encargaron de tarea!!!- Dijo Sakura, triste.

- Por qué no los hacemos juntas? Así acabaríamos rápido!!- Propuso Naoko.

- Oye, es buena idea!!!- Dijo Rika- Sakura, tú puedes ir?

- En dondé va a ser?

- Yo digo que sea en mi casa.- Propuso Rika.

- No lo sé... Tomoyo, vas a ir?- Le preguntó Sakura a su amiga, que se encontraba muy extraña (Más de lo de costumbre) últimamente. Para empezar, ya no ha estado tan empeñada en tomarla en video ni disfrazarla desde que Shaoran regresó a Hong- Kong hace dos meses. Otra cosa es que estaba un poco distraída (el hecho de que pusiera sal en lugar de azúcar a su cereal cuando fue a su casa a desayunar hace tres días es un buen ejemplo).

- Tomoyo... No me escuchaste?- Dijo Sakura, al ver que su amiga no respondía.

- Ah... No, Sakura... El rojo me gusta más...- Respondió muy a secas y con una pequeña sonrisa. Sakura se quedó “punteada” al escuchar eso. Si eso no comprobaba que Tomoyo estaba rara, se tiraba de un puente.

- Ah, es verdad!!!- Exclamó Rika.

- Qué pasa?- Preguntó Naoko.

- El domingo va a ser 14 de febrero, verdad?

- Si. Por qué?

- Es que ese día es San Valentín, y le invité al Profesor Terada un helado. Además, el Sábado tengo que hacer mis deberes... Lo siento...

- Creo que voy a hacer lo mismo con Yamasaki!!- Dijo Chiharu- Se ve que le gusto, pero es muy tímido.

- Creo que entonces no va a ver grupo de estudio..- Dijo Naoko, un poco triste.

Sakura no puso atención en los comentarios de sus amigas. Se encontraba pendiente con Tomoyo, que se encontraba un poco alejada del grupo. Además, parecía triste.

“Qué le pasará?” Pensó.

- Bueno. Nos vemos, Sakura!- Se depidió Rika.

- Adios!!!- Dijeron Naoko y Chihar, que también se iban. Sólo se encontraban Tomoyo y Sakura en la puerta de la escuela... No había nadie más...

- Y... tú hermano?- Preguntó Tomoyo.

- Me dijo que no iba a poder acompañarme a la casa. Se fue con Yukito a hacer un trabajo de la preparatoria urgentemente.

- Ya veo...- Dijo, un poco sonrojada (por supuesto, Sakura no lo notó).

- Tomoyo.. Qué es lo que te pasa?

Tomoyo volteó a ver a Sakura, que se encontraba muy preocupada por su amiga.

- Es que... quiero decirte que...

- Estás enamorada?

Tomoyo sintió como si una gran bomba explotara en su estómago. Ya no sabía que decir.

- Se... podría decir que si...

- Y quién es el afortunado?- Preguntó Sakura, sonriente.

Tomoyo tenía un nudo en la garganta. Ya no podía sacar alguna palabra más. Veía a su amiga, feliz, y pensaba que no era prudente decirle su secreto, y menos después de que Li ya no está... N quería decirle que la quería más que como amiga...

- Vamos, tomoyo.. No te voy a reprochar..

- No es eso..

- Entonces dime.. Quién te gusta?

Tomoyo estaba roja. Ya no quería retener esto más tiempo.

- Me gustas... Me gustas tú!!!

Sakura ni siquiera pudo reaccionar: Tomoyo la besó... La besó en la boca. Era un beso tímido, pero a la vez, con mucho amor. Tomoyo abrazó a su amiga sin dejarla de besar. Pensaba que ella querría escapar, y eso es lo último que quería en este momento. Sakura no sabía que hacer: Sentía una sensación extraña- Tal vez sea porque este es su primer beso... Su primer beso de amor. Sakura decidió contestarle, sin saber exactamente porqué. Ella abrazó de igual manera a Tomoyo, y empezó a hacer el tremendo beso como cosa de dos. Después de unos segundos, ellas se separaron.
Tomoyo, al ver la cara consternada de su amiga, dio unos pasos para atrás.

- Por qué hice esto?!!- Dijo, apenada.

Sakura no contestó. Sólo se quedó mirando a su amiga, y pensando en una simple pero a l vez difícil pregunta: Por qué sentí esto, si yo amo a Shaoran?

Un limosina llegó a la escuela. Ya habían llegado por Tomoyo.

- Disculpe, Srta. Daidouji, por llegar tarde.- Dijo una de sus guardespaldas, al bajar del auto.

- No importa..- Dijo tomoyo. Se dirigió a su amigo, y le dijo- Nos vemos...

Sakura aún seguía sin habla. Esto, ni en sus más extraños sueños, se lo hubiera imaginado. Tomoyo subió a la limosina y se quedó mirando a Sakura antes de que la guarura cerrara la puerta.

“Por qué no me di cuenta de esto antes?” Pensó, al ver la limosina alejarse.

Al llegar a la casa, Sakura aún seguía con esa pregunta: Por qué no  me dí cuenta?

- Sakura, qué es lo que te pasa?- Preguntó Kero, al ver a Sakura en ese estado.

Sakura no respondió. En verdad, sintió algo en ese beso que le hizó Tomoyo. Algo muy parecido a lo que siente por Shaoran.

“Acaso... También estoy enamorada de ella?”

- Monstruo, ven a cenar!!!- Dijo Touya, en la puerta que da al cuarto de su hermana.

Esperaba el ya típico “No me digas monstruo!!”. Pero no se escuchó nada.

- Sakura, qué pasa?- Preguntó, al oír que Sakura sollozaba.

- No... es nada, hermano... Al rato bajo...- Contestó, lo más tranquila posible.

Por supuesto queTouya no le creyó, pero decidió dejarla sola.
Bajo las escaleras. Al bajar, sonó el teléfono. Fujitaka kinomoto contestó:

- Casa de los Kinomoto, quién habla?

( Buenas noches, señor Kinomoto... Se encuentra Sakura?)

Era Tomoyo... Fujitaka notó que se oía un poco triste.

- Hola, Tomoyo... Sakura se encuentra aquí.. Quieres qué te la pase?

(No, gracias. Sólo quería saber si estaba en casa.)

- Bueno, pues sí se encuentra...- Respondió, un poco extrañado.

Touya, que se encontraba al lado de su padre, dijo:

- Papá, pasámela...

Fujitaka no comprendió bien esto, pero supo por la cara de su hijo que era algo grave.

- Está bien..- Respondió, dándole el teléfono.

- Tomoyo...

(ah... hola, Touya... Para qué quieres hablar conmigo?)

- Tomoyo, yo siemre he tenido confianza en ti... Sólo quiero preguntarte qué le pasó a Sakura.

Tomoyo se asustó un poco. Si Touya sabía que le gustaba su hermana, ya no querría que se juntara con ella... Si eso aún estaba en duda...

( Yo... yo no sé nada..)

- Tomoyo. Hazme ese favor y dime....

Tomoyo colgó. Con la única persona con la que querría hablar de eso era con Sakura. Con nadie más...

- Touya, qué es lo que pasa?- Preguntó Fujitaka, muy preocupado.

- Eso quisiera saber...

-Sakura... dime qué es lo que te pasa....- Dijo Kero, al ver a su Ama llorando.

- No te puedo decir nada, Kero... tú no puedes ayudarme... No vale la pena...

Kero, al escuchar eso, decidió dejarla en paz. Se fue a su “cuarto” (un cajón del escritorio) mientras decían en voz baja:

- Buenas noches, mi querida Sakura...

Sakura ya no sabía sobre sus sentimientos. Será posible amar a dos personas a la vez?
Era de sábado por la noche. Sakura se encontraba sola en su casa. Kero se habí ido con su hermano, qwue se encontraba trabajando en un carrito de helados. Su papá, como siempre, también se encontraba trabajando.
Ella ya no había oído de Tomoyo en todo el día, así que ella quería pensar que el Lunes sería como cualquier otro día. Tomoyo sería una vez más como su mejor amiga y que se había olvidado de ese beso, que Sakura consideraba lo mejor que le hubiera pasado... Ese era el problema... sus sentimientos...

El teléfono sonó, mientras Sakura veía la televisión para distraerse. Ella temía que fuera su amiga, así que dudó en contestar.

“Hay que acabar esto de una buena vez!!” pensó, así que contestó:

- Casa de los Kinomoto?

(Hola, monstruo...)

Por suerte, era Touya.

- hola, hermano... Para qué me llamas?

( Vengo para avisarte que voy a llegar tarde a la casa. El peluche se comió gran parte del helado y mi jefe dijo que tenía que tenía que pagarlo haciendo el aseo de su casa. Yuki también me va a ayudar...)

- Es una lástima...- Sakura supuso que se quedaría sola un buen rato. Su papá dijo que llegaría tarde hoy, por su trabajo.

(No te preocupes... Le hablé a Tomoyo para ver si te podía acompañar mientras no estábamos..... Ella aceptó.)

Sakura sentía que le partía un rayo.

- Bueno... Está bien...

(Nos vemos, monstruo...)

- Nos vemos... cuídate...

Sakura colgó el teléfono. Touya también lo hizó.

- No entiendo aún porqué estás haciendo todo esto...- Dijo Yukito.

- lo que quiero hacer es que Tomoyo  y mi hermana resuelvan su problema... La mejor opción era dejarlas solas por un tiempo....

- Pero de qué problema se trata?- Preguntó Kero.

- Les juro que, si supiera, se los diría...
                  
( No sabe qué darle a esa persona tan especial? Regálele afecto, comprensión, apoyo y, sobre todo, amor. No sólo este día, sino todo elaño, y ,Por qué no? Toda la vida...) clic

Sakura apagó la televisión. Lo único de lo que hablaban era del Día de San Valentín, y eso la ponía muy nerviosa.


“Y qué puedo yo regalarle a Tomoyo?” pensó. Ya le había dado todo eso: afecto, comprensión, apoyo, amor... Qué más podía regalarle?

Todo iba tan bien. Lo único que cambió todo fue ese tonto beso...

De repente, se sobresaltó. Había escuchado el timbre de la puerta. Corrió rápidamente a abrir. Al hacerlo, supo que era a la que estaba esperando:

- Hola, Sakura...

-Hola, tomoyo...

Sakura sentía su corazón latir rápidamente. Tomoyo sentía lo mismo.

- Puedo... pasar?

- Por supuesto... pasa...

Tomyo lo hizo. Sakura ya ni sabía que decir. Antes, se comunicaba muy fácil con ella. Tal vez sea por que las circunstancias eran diferentes...

Pasaron los minutos. Sakura y Tomoyo estaban sentadas en el mismo sillón, algo separadas.

- Tomoyo, yo....

Tomoyo se acercó a Sakura y le dijo, tomándole las manos:

- Yo te amo, Sakura. No sabes cuánto te amo.

Eso, lo único que hacía, era intimidar aún más a Sakura. Estaba sonrojada y pensando si lo que siente por su amiga es amor.

“Esto... es amor, pero...”

- Yo también te amo, Tomoyo...- Dijo Sakura, sonriendo. Estaba convencida de eso.

A Tomoyo se le iluminó la cara. Estaba a punto de besar a su amiga, pero ella la detuvo:

- Pero nuestro amor no es correspondido... Ese es el problema.

Tomoyo se empezó a exaltar un poco.

- Te refieres a Li? Sakura, tú y yo sabemos que , por más que él quisiera, no va a regresar....

- Yo amo a Shaoran, tomoyo... Eso no lo va a cambiar nada...

- Por qué quieres hacer esto un imposible?!!- Gritó Tomoyo, enojada.

- Yo te pregunto: Por qué quieres hacer esto posible?

- yo te amo, tú me amas!!! Eso es lo que importa!!!

- Tomoyo... apenas somos unas niñas...

- No pongas eso como pretexto!!!

- Tomoyo, yo...

- yo te amo, Sakura!!!

- Esto es imposible, Tomoyo!!! Dejémoslo así!!!

- Ya basta!!!- Gritó Tomoyo, furiosa y dándole un bofetón a Sakura.

“Pero qué hice?” pensó, viendo a su amiga inmóvil.

-Tomoyo...- Dijo, volteando hacia su amiga y dándole una gran sonrisa. Pareció no importarle la cachetada.

- Lo siento, yo...

- No tienes que disculparte... Eso indica que me diste la razón...

Tomoyo sonrió un poco, después dijo:

- Esto no va a afectar nuestra amistad, verdad?

Sakura negó con la cabeza. Después dijo:

- Por supuesto que no, tomoyo... Fuimos sinceras entre nosotras..

- por lo menos... podemos darnos un beso de despedida?

Sakura vió el reloj. Era medianoche.

-Este será un beso de San Valentín... también será nuestro beso de despedida... Al hacer esto, todo será como antes...

Tomoyo aceptó eso. Acercaron sus labios y se  dieron un gran beso en la boca. Todo lo que sucedió en estos días quedará sellado para siempre en este beso... Todo..

Nadie se dio cuenta, pero en el cuarto de Sakura, una carta brilló, indicando que en su interior se depositó el sentimiento puro y desinteresado de dos niñas... Esa era la carta Amor....

                                                                                                                F I N
........…………………………………………………………………………... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ..

Mi E- Mail: tomoeda2000@yahoo.com.mx