Card Captor Sakura

‘Las Cards Comodín’

 

Ep.1: Problemas de nuevo

 

Sakura se levantó nada más sonar el despertador, se cambió rápido y salió a la cocina.

 

-         Buenos Días

-         ¡Ah! Buenos días Tomoyo no te había visto.

-         Buenos días Sakurita- dijo la vocecita de Kero.

-         Buenos días

 

Se sentó en la mesa a desayunar. Lo cierto era que desde que se habían independizado, Kero había reclamado que le dieran una habitación para él solo, además ahora estaba más contento ya que no tenía que andar escondiéndose del padre de Sakura todo el día. Ahora podía andar libremente por la casa, excepto cuando tenían visita.

 

-         ¿Nos vamos?- preguntó Tomoyo.

-         Sí. Kero, cuida de la casa y no estés todo el día jugando a los videojuegos que luego te duelen los ojos.

-         Sí, sí. Tú tranquila que conmigo la casa está totalmente cuidada.

-         ¬¬ ... Bueno nos vamos. ¡Hasta luego!

-         Adiós

 

 

____________________________

 

 

Cuando llegaron al campus de la Universidad se despidieron y se fueron cada una a sus respectivas clases.

Por un lado, Sakura había cambiado bastante. Ahora tenía el pelo a media espalda. Medía un metro setenta y cada día se parecía más a su madre Nadeshiko. Era muy simpática y amable con sus amigos, pero se comportaba distinta con los chicos que venían con otras intenciones, y los rechazaba sin pararse a mirar como era el chico en cuestión. Seguía teniendo esos ojos verde esmeralda tan característicos, pero no tenían el mismo brillo de antes, cosa que sólo notaban sus amigos.

Por otro lado, Tomoyo seguí siendo tan dulce y gentil como siempre, y tenía esos ojos azules tan profundos que enamoraban a cualquier chico. Medía igual que Sakura, y seguía sin tragarse las historias de Yamazaki. Continuaba teniendo esa melena negra hasta la cintura.

Sakura hacía clase de canto y estaban en el club de baile. Era una de las mejores en los dos aspectos. En cambio Tomoyo estaba estudiando para ser diseñadora de modas. Se le daba muy bien la confección, tanto que la mayoría de la ropa que usaba Sakura se la había confeccionado ella. Seguía cantando de maravilla, mucho mejor que cuando era pequeña, y le encantaba grabar a Sakura en vídeo, no tanto como antes por eso, practicando magia. A veces le ponía de excusa que así practicaba magia y se hacía más poderosa.

 

__________________________

 

Sakura y los demás salieron de sus clubes y se encontraron en la puerta. Tomoyo todavía no había salido de su clase de canto, así que se fueron los demás a una cafetería a acabar de preparar los detalles de su cumpleaños.

 

-         Ya he encontrado un local perfecto para poder organizar la fiesta- dijo Chiharu.

-         Perfecto pues, entonces sólo hace falta que...- empezó a decir Sakura, pero de pronto se quedó callada. Acababa de sentir una presencia.

-         ¿Ocurre algo Sakura?- preguntó Rika.

-         Estas un poco pálida, ¿te sientes mal?- preguntó Naoko.

-         Esto... no es nada. Es que me acabo de dar cuenta que me he dejado una cosa en clase. Voy a... buscarlo- y salió corriendo. En la puerta se paró y les dijo- ahora mismo vuelvo, espérenme aquí. No tardaré.

-         ¿Qué le habrá pasado?

 

Sakura empezó a correr. Sentía la presencia de... ¿una carta de Clow? No... Pero era una presencia muy parecida. Venía del Parque Ueno, así que se dirigió hacia allí.

Cuando llegó, lo que vio hizo que le apareciera una GRAN gota en la cabeza. Todas las personas que había allí, estaban inconscientes, pero llevaban puestos unos disfraces. Había gente con disfraz de animales, pero había otra que tenían disfraces de objetos. (N d M: sí, se que es una chorrada y un poco paranoico, pero todo tiene su porque en este fanfic ¬¬UUUU)

 

-         Esto... ¿pero que ha pasado aquí?- dijo Kero que acababa de llegar junto con Yue, aunque éste estaba con su fría expresión de siempre.

-         Pues no tengo ni idea- dijo Sakura- acabo de salir de clases y estaba con los demás en una cafetería, cuando sentí una presencia que provenía de aquí. Cuando llegué me encontré éste panorama.

-         ¿Y Tomoyo? Es raro que no esté por aquí filmándote.

-         Es que tenía clase de canto, pero seguro que ya acabó.

-         Noto una carta- dijo Yue que se había quedado mirando el “paisaje” y escuchando la conversación- no es una carta de Clow, pero son energías muy parecidas.

-         Tienes razón

-         ‘¡Que bien! Sois muy listos, así no hará falta tanta explicación’- dijo una voz detrás suyo y se giraron.

-         ¿Y tú quien eres?- preguntó Keroberos tras haberse transformado, y pensó- “es la carta, pero ¿quién la envió? ¡Ah!”- se percató de algo- “¿No será...?

-         ‘Soy una carta’- dijo ésta- ‘y tenéis que adivinar cual para poderme sellar’.

-         Una carta que hace disfraces a la gente, un poco ridículos por eso.”- pensó Sakura- entonces tú debes ser... ‘The disguise’ el disfraz.

-         ‘Correcto’- dijo antes de transformarse en carta.

 

Sakura la cogió. Por delante había la forma de disfraces. Por la parte de atrás había un círculo parecido al de Clow y el de Sakura pero era diferente. Al lado izquierdo había un sol, a la derecha una luna y en el centro había un interrogante. Los colores eran el azul y el plateado. Sakura volvió a mirar la carta por la parte de alante y se sorprendió. Debajo de dónde estaba el nombre de la carta The Disguise ponía Comodín

 

-         ¿Eh?

-         ¿Qué pasa Sakura/Ama?- dijeron Kero y Yue a la vez respectivamente.

-         Miren lo que pone debajo del nombre.

-         O.o- se sorprendieron, o eso parecía por parte de Yue, porque Kero lo disimulaba y pensó.

-         Justo lo que me pensaba. Si que era ella la que enviaba la carta. Pero no puedo decirle nada a Sakura ¡Se lo prometí!”- pensaba- “Tengo que hablar con ella. ¡Se ha adelantado cinco años a lo acordado! Podría ser que... ¿Sakura estuviese en peligro?

-         ¡KERO!- lo llamó Sakura sacándolo de sus pensamientos- Kero ¿me oyes?

-         Sí, sí.

-         ¿Cómo es que te pusiste así, tan pensativo?- preguntó con cara de sospecha- acaso... ¿no sabrás tú lo que significa esto, verdad?

-         No, claro que no. Si supiera algo te lo diría Sakurita- dijo Kero un poco nervioso- es sólo que estaba pensando quien podría haber detrás de esto.

-         ¬¬

-         Bueno- interrumpió Yue- pues si no necesitáis nada mas, volveré a transformarme en Yukito.

-         Sí.

 

Unas alas salieron de la espalda de Yue y lo envolvieron. Cuando desaparecieron, estaba Yukito. Éste no había cambiado mucho. Seguía teniendo esa sonrisa tan característica suya. Lo único que había cambiado era la altura y que ahora tenía 26 años.

 

-         ¿Qué ha pasado Sakura?- preguntó.

-         Pues...

 

Sakura le explicó a Yukito lo sucedido y éste se preocupó.

 

-         No se lo digas a nadie, por favor y menos a Touya- suplicó Sakura.

-         Pero... él tiene derecho a saberlo.

-         Lo sé, pero es que todavía no sabemos a lo que nos enfrentamos, y no quiero preocuparlo antes de tiempo.

-         Pero Sakura, él recuperó sus poderes, y seguramente ha sentido la presencia de la carta.

-         Es que...

-         Mira Sakura. Yo no le diré nada, pero es mejor que se lo digas tú antes de que lo descubra por si mismo, o sino se enfadará mucho.

-         Está bien, se lo diré cuando hayamos averiguado a quién nos enfrentamos ésta vez. Llamaré a Eriol para preguntarle.

-         Buena idea Sakurita- le dijo Kero.

 

__________________________

 

Sakura entró de nuevo en la cafetería y se dirigió hacia donde estaban sus amigos. Después de disculparse varias veces por la forma tan rara en la que había salido de allí hacía media hora, le dijeron.

 

-         No te preocupes, no pasa nada- le repitieron por vigésima vez consecutiva.

-         Pero una cosa- dijo Rika- ya hemos decidido quien hará qué.

-         Si, y él local que he dicho antes, es uno que dirige mi tía, ha dicho que normalmente está un poco lleno pero que no pasa nada, nos dejará una sala reservada para nosotros- dijo Chiharu- mira, hemos puesto en ésta hoja lo que hace cada uno.

 

Sakura empezó a leer un poco divertida por lo que hacían los demás, pero cuando llegó a su nombre, palideció un poco.

 

-         ¿QUEEEEEEEE? Yo también tengo que...

-         Claro que sí, ¿qué te pensabas?- la cortó Naoko- encima que la idea fue tuya.

-         Pero si me la tengo que inventar yo. Al menos podré escoger la...

-         Claro.

 

Sakura se leyó otra vez lo que le tocaba hacer y se percató de algo.

 

-         ¿Seré la primera?

-         Hum hum- asintieron todos con la cabeza.

-         ¡Buf!- suspiró.

-         Venga que no es tan malo.- dijo Yamazaki- Y para subiros los ánimos os explicaré una cosita. ¿Sabíais que hace más de 200 años la gente también hacía fiestas?

-         ¿A sí?- dijeron todas siguiéndole la corriente.

-         Sí. Se le ocurrió al rey de China, que se le casaba su hija y dijo que tenía que celebrarlo de alguna manera, y así comenzó lo que ahora se le llama fiesta. Además que le quiso dar un obsequio, que era algo tan simple como un pastel, solo que antes se le llamaba fiesta y tenía sabor a hierba.

-         ¡YA ESTOY HARTA DE TUS MENTIRAS!- saltó Chiharu empezando a estrangularlo.

-         Todas las demás se pusieron a reír, pero cuando vieron que Yamazaki estaba más blanco que el mármol, empezaron a preocuparse.

-         Chiharu, te estás pasando- le dijo Rika.

-         ¡UPS! Lo siento Takashi, me he pasado- le dijo soltándolo.

 

En ese momento les pareció ver que el alma de Yamazaki salía de su cuerpo.

 

-         Je, je. Chiharu, cada día estás más fuerte.

-         No me extraña- respondió la aludida- si cada día dices más mentiras. Tendré que volver a bajarte la cuota. Ahora sólo podrás decir 10 mentiras al día, y si no...

-         Jooooooo- se quejó- pero si sólo llevo 16 hoy.

-         Sólo podías decir 15.

 

Todas se pusieron a reír ante las discusiones de la pareja.

 

_______________________________

 

-         ¡Ya estoy en casa!- dijo Sakura abriendo la puerta.

-         Hola Sakurita- la recibió Kero- Tomoyo no está.

-         ¿Qué aún no ha llegado? ¡pero si debió salir hace más de una hora!

-         Ha llamado hace un rato y ha dicho que se ha ido a comprar con su madre, que se la ha encontrado. Me voy  dar una vuelta.

-         Vale, hasta luego. ¡Y vigila que no te vea nadie!

-         Si. ¡Adiós!

 

Kero salió por la ventana y Sakura se dispuso a llamar a Eriol.

 

-         Espero que lo coja- se dijo mientras marcaba el número de Inglaterra.

-         “¿Sí? Al habla Hiiragizawa”- contestó una voz masculina.

-         ¿Eriol? ¿eres tú?

-         “¡Sakura! Que sorpresa, aunque me puedo imaginar para qué llamas.”

-         Bueno, es que hace un par de horas sentí una presencia en el parque Ueno y cuando me dirigí hacia allí, atrapé una carta.

-         “Pero era diferente a las carta Clow, ¿verdad? ¿Y que carta era?”

-         The Disguise. Pero lo raro no era la carta, sino lo que ponía en ella. Debajo del nombre ponía COMODÍN.

-         “El disfraz”- murmuró sin que Sakura lo oyera- “vaya, me pensaba que aún nos quedaban cinco años más. Entonces quiere decir que la elegida la está entrenando para cuando lleguen los dioses de la destrucción”- pensó.

-         Eriol, ¿me oyes?- le preguntó Sakura sacándolo de sus pensamientos.

-         “Sí, Sakura. Escucha, esto no puedo decírtelo  por teléfono, así que ven a buscarme dentro de dos días al aeropuerto. Ya te llamaré diciéndote la hora en que llegaré.”

-         ¡Que bien! Entonces estarás aquí para el cumpleaños de Tomoyo. Le vamos a hacer una fiesta.

-         “¿Ah, sí?”- preguntó con interés.

 

____________________________

 

Kero se había dirigido hacia el parque Ueno.

 

-         Tenemos que hablar.- le dijo que estaba entre las sombras de un árbol de cerezos.

-         ¿Y, sobre que quieres hablar?- le preguntó una voz de mujer.

-         Oh vamos, lo sabes perfectamente, ¿cómo es que te has adelantado cinco años?

-         ¿Crees que no me duele hacerle esto? Pero necesita mucho entrenamiento, y lo sabes. Los ‘dioses de la destrucción’ están a punto de despertar. Estas cartas, ni siquiera eran de mi encarnación anterior. Eran de Clow Reed, pero él me las confió para ayudarla llegado este momento.

-         Está bien, no le diré nada a Sakura, por algo no lo he echo en 8 años. Pero quiero que vigiles con que nadie más te descubra.

-         ¿Qué quieres decir?

-         Pues que Sakura ha llamado a ese tal Hiiragizawa, la reencarnación de Clow Reed.

-         Está bien, ya tendré cuidado.

 

____________________________

 

-         “Jajajajajajajajaja”- Eriol todavía se estaba riendo.

-         No tiene gracia- le dijo Sakura un poco enfadada por la risa de su amigo.

-         “Pero si hasta haces una... una...”

-         Sí, ya lo se. Dijo algo molesta y pensó- “pero no te creas que tú te vas a librar. También estarás aquí cuando sea su cumpleaños, y seguramente los demás también te obligaran a hacerlo.” Bueno, pues mañana me llamas y me dices a que hora llegarás ¿de acuerdo?

-         “Vale, ¡y ensaya mucho!”

-         Serás... - en ese momento Eriol colgó el teléfono- ... cobarde. Bueno, ya les diré a los demás que me ayuden a convencerlo de que él también participe. Ji ji ji. Dentro de poco seré yo la que se ría.

 

__________________________

 

-         ¡KERO! ¡ven a cenar!

-         ¡Voy! ¿Qué hay para cenar?

-         Okonomiyake frito.

-         ¡Me encanta! (*)______(*)- Kero tenía una cara de felicidad indescriptible- ¡A comeeeeeeeeer!

-         Por cierto, he llamado a Eriol.

-         ¿A Eriol?- preguntó Tomoyo con curiosidad- ¿Para que?

-         Para saber como estaba y preguntarle lo de la carta.

-         ¿Carta?

-         ¡Ay! Lo siento Tomoyo, se me olvidó explicártelo. Mira es que...

 

Y le explicó todo lo que pasó por la tarde en el parque y la conversación que tuvo después con Eriol, omitiendo la parte en que hablaron de su fiesta. Cuando acabó tanto ella como Kero quedaron muy asombrados.

 

-         ¿Eriol vendrá aquí dentro de dos días?- preguntaron a la vez.

-         Si. Me dijo que me lo tenía que explicar en persona. Así que mañana me llamará diciéndome a que hora llegará.

-         Bueno- dijo Kero- cambiando de tema, será mejor que ocultes tu presencia Sakurita, para que las cartas no te busquen, y te puedan atacar cuando estés con tus amigos. Se notará que tienes magia, pero muy poca.

-         Tienes razón Kero, será mejor que Sakura haga que no se note su presencia- dijo Tomoyo.

-         Está bien, empezaré ahora mismo- Sakura se concentró y hizo que su presencia bajara al mínimo.

-         Bien, vámonos a dormir que mañana hay club por la mañana temprano.

-         ¡Buenas noches!

 

Sakura se fue a su cuarto, se puso el pijama y se dispuso a dormir. Tuvo un sueño.

(En el sueño de Sakura)

<<Está en el parque Ueno. Acaba de atrapar una carta, y ésta se dirige a su mano. Entonces se dirige hacia dos sombras que estaban a su lado, a parte de Kero y Yue. Entonces...>>

 

Pi pi pi pi     Pi pi pi pi.

 

Sakura cogió su despertador de mala cara. Quería saber quiénes eran esas dos sombras junto a ella.

 

-         Seguramente uno de ellos es Eriol”- pensó Sakura- “y no se le ve la cara porque no lo he visto en muchos años y no se como es. Pero la otra sombra... ¿Quien podrá ser?

 

_______________________________

 

Sakura se fue a la Universidad. Ahora casi nunca llegaba tarde, sólo en contadas ocasiones. Ya no era la chica tímida que se sonrojaba cuando Tomoyo la grababa, no negaba que alguna vez lo hacía pero bueno. Ya no era tan despistada y captaba más las cosas, y ya no se creía tanto las mentiras de Yamazaki y había veces en que hasta lo descubría junto a Chiharu. Aunque aún colaba alguna que otra.

 

-         ¡Sakura!- oyó que la llamaban y se giró. Eran sus amigos.

-         Hola- dijeron todos.

-         Buenos días- respondió Sakura.

-         Buenos días- dijo Rika.

 

Rika no había cambiado en nada, lo único que ahora tenía el pelo por los hombros. Chiharu llevaba ahora el pelo suelto, a veces recogido en una coleta, y un poco por debajo de los hombros. Ésta salía con Yamazaki que, por su parte, no había cambiado absolutamente en nada. Seguía siendo el mismo chico mentiroso de la primaria en Tomoeda. Naoko era quizás la que más había cambiado de aspecto. Ahora llevaba el pelo igual de largo que Sakura y últimamente empezaba a entusiasmarse demasiado con las historias de fantasmas, cosa que seguía asustando un poco a Sakura.

 

-         ¿Y Tomoyo?- preguntó Chiharu.

-         Tuvo que salir temprano ésta mañana, ya que tenía club.

-         Por cierto- comentó Naoko- ¿ya sabes cual vas a hacer? Ya sabes...

-         Pues si, pero no os lo voy a decir. Es una sorpresa

-         ¿Y ya la tienes hecha?

-         A medias. Por cierto ¿saben? Ayer llamé a Eriol y me dijo que mañana vendrá aquí.

-         ¿¿¿Mañana??? ¿para qué?

-         Dijo que tenía muchas ganas de vernos- mintió Sakura, se le daba bastante mejor.

-         ¡Que bien! Y ¿cuando llega?

-         Me dijo que hoy me llamaría diciendo la hora del vuelo. ¿Qué os parece si vamos todos a buscarlo?

-         Yo no puedo. Tengo que estudiar- dijo Naoko.

-         Yo tampoco, tengo actividades.- dijo Chiharu

-         Y yo.

-         Si, yo también- se lamentó Yamazaki.

-         Bueno, pues ya iremos Tomoyo, Kero y yo.

-         ¡Ah! ¿cómo está? Hace mucho que no lo vemos- dijo Rika.

-         Está insoportable. Últimamente come más que nunca y todo el día me pide dulces- dijo Sakura.

 

Todos empezaron a reír y Sakura recordó las circunstancias en las que conocieron a Kero.

*FLASH BACK*

Sakura había invitado a sus amigos a merendar ya que era su cumpleaños. (Tenían 13 años).

Kero había salido y estaban todos comiendo un delicioso pastel que había hecho Tomoyo.

En ese momento entró Kero por la ventana diciendo...

 

-         Sakura ya he llegado. Tengo ham... bre- se calló de pronto.

 

Sakura había quedado paralizada y les dijo que era una especie de animal doméstico mezcla de gato y león, solo que tenía alas y volaba.

*FIN FLASH BACK*

 

______________________________

 

Sakura acababa de salir de clases, cuando notó una presencia muy poderosa, más que la suya, pero no era una carta, ni tampoco una presencia maligna. Se dirigió hacia donde notaba la presencia, que resultó ser la Torre de Tokyo.

Cuando llegó, subió hasta lo alto de la torre, al mirador, y encontró con la figura de una chica que llevaba un pañuelo que le ocultaba el rostro dejándose ver tan solo los ojos, unos ojos azules e intensos que en ese momento mostraban angustia y tristeza. Tenía el pelo negro recogido en un moño, aunque había un par de mechones sueltos.

 

-         ¿Quien eres tú?- le preguntó Sakura, ya que la fuerza provenía de ésa chica.

-         Soy la reencarnación de la mujer de las aguas con la que te enfrentaste en Hong Kong hace ocho años. Mi nombre era Mei Shing Ken- dijo la chica. Tenía una voz melodiosa, pero con un toque de tristeza y hablaba muy seriamente.

-         Encantada, yo soy...

-         No hace falta que te presentes Sakura. Como ya te dije, te conocí cuando tenías once años.

-         ¿Eres tú la que envió la carta?

-         Sí.

-         ¿Por qué...?

-         ¿Qué por qué lo hice? Para que la atraparas, obviamente. Voy a ir enviarte las demás cartas. Ya que tú tenías las Clow cards, ahora Sakura cards, y éstas también son suyas, he decidido dártelas a ti. Hiiragizawa casi no recuerda nada de mí, y no sabe que yo soy la reencarnación de Mei Shing. Por favor, te pido que no le digas que he hablado contigo. Ahora debo irme.

-         Eh, esto... ¡espera! ¿cómo te llamas?

-         Lo siento Sakura, pero ahora no te puedo decir mi nombre. Volveremos a vernos de aquí a un tiempo. Adiós.

-         A... adiós.

 

Mei Shing desapareció, y con ella su presencia, y Sakura se quedó plantada en medio del mirador, pensando en lo que le acababa de decir. En ese momento, alguien chocó contra ella tirándola al suelo, y siguió corriendo. Se paró donde hacía un par de minutos había estado Mei Shing y miró de un lado a otro como si buscara algo. Sakura se levantó del suelo muy enfadada y dijo:

 

-         ¡Oye tú! Encima de que me tiras al suelo ni te disculpas. ¿Pero qué modales son esos?

-         Ay bueno, perdóneme usted- dijo el chico con sarcasmo y un tono gruñón- no haberte quedado parada ahí en medio. Esto es un mirador.

-         Me quedé parada porque estaba mirando. Como tú bien dijiste, esto es un mirador, y sino vete, ¡a la ventana!- dijo Sakura señalándola.

-         ¡Pero bueno! ¿Será posible? Con el tiempo que hace que no vengo yo a Japón. Antes las chicas eran mucho más amables, aunque claro, siempre hay excepciones...

 

Entonces los dos se echaron chispas por los ojos y se fueron cada uno en una dirección diferente, ya que a cada lado había un ascensor. Bajaron para abajo.

Sakura por su parte pensaba que era un chico muy guapo, pero muy borde. Tenía el pelo castaño oscuro y los ojos cafés. Con todo el alboroto, ni siquiera se había dado cuenta de que poseía el mismo nivel de magia que ella.

Por otro lado, el chico pensaba en más de lo mismo. Esos ojos color esmeralda la habían cautivado, pero esa chica tenía un carácter terrible. Cuando llegaron abajo se volvieron a encontrar. Al principio se ‘’alegraron’’  pero al segundo volvieron a lanzarse chispas por los ojos (Nota de mi hermana: quien los entienda que los compre ¬¬U) (N d M: Yo los comproooooo!!!!! ^^). Como había una única entrada/salida, se dirigieron los dos hacia allí, intentando pasar a la vez varias veces. Al final, Sakura pasó primera, la cual se dirigió a un callejón que había a la derecha, corriendo. Sacó su llave en forma de estrella, que ahora era de seis puntas, y dijo el conjuro

 

-         ¡Oh! Llave que ocultas los poderes de mi estrella, revélate en tu verdadera forma ante Sakura, quien aceptó ésta misión contigo. ¡Libérate!- sacó una carta- ¡Fly!

 

La carta la envolvió, y en ese momento llegó el chico, que al haber notado un leve rastro de magia en la chica, quiso seguirla y saber quién era. Sakura ya había guardado su báculo, y ahora se había cambiado de ropa. Tomoyo le había dicho que hiciera un hechizo, para que con cada carta que tuviera que usar ella misma, se le pusiera un traje específico. En este caso, llevaba unos shorts y una camiseta con un tirante en el lado izquierdo, y en el otro manga larga. Tenía también un cinturón marrón para guardar las cartas. La camiseta era de un color azul oscuro, que quedaba bien con los shorts. Sakura se alejó de ahí volando sin darse cuenta, al principio, de que el chico intentaba seguirle abajo corriendo, pero después se dio cuenta y aterrizó en el parque Ueno guardando la carta. El chico la alcanzó y dijo:

 

-         ¡Hey! ¿Eres hechicera?

-         S... sí- dijo sorprendida- ¿Y tú quién eres?

-         También soy hechicero y mi nombre es Shaoran Li ¿Quién eres tú?

 

 

 

Continuará...

 

[Notas de la autora: Wenaaaaaas!!!!!!!!!!! Solo decir que éste es mi primer fanfic y estoy muy ilusionada, Kya!

 

Me presento. Mi nombre es Andrea, pero podéis llamarme por mi mote que es Mangalina. Como he dicho antes, soy novata en esto de los fanfics, pero tengo una buena profesora que me enseña y anima a seguir escribiendo, y ésa es mi hermana Hikari. Tal vez a alguno os suene, porque ella está escribiendo el fic de Karekano llamado ‘LATER’.

 

Hablemos del capítulo, ¿como reaccionará Sakura después de encontrarse con Shaoran al cabo de 7 largos años? ¿Y él? Bueno, en el próximo capítulo tendréis la respuesta, solo tenéis que seguir leyendo

 

Bueno, a ver si no sois malos conmigo y espero vuestras críticas a:

Mangalina_89@hotmail.com

Sayonara, y hasta el próximo capítulo titulado: Reencuentros inesperados *

 


"Las Cards Comodín" es propiedad de Mangalina, presentado por Yersi F

~* La Llave de Sakura *~